Mobility as a Service ¿de qué estamos hablando?

El acceso a internet, las nuevas tecnologías y el big data han supuesto una revolución en la forma en la que nos comunicamos, nos informamos y, también, nos movemos. En pocos años han cambiando de raíz muchos de los paradigmas que teníamos asumidos. A nivel empresarial esto ha supuesto que modelos de negocio y empresas que considerábamos indestructibles se hayan quedado por el camino por no saber adaptarse a un nuevo status quo.

Hasta hace relativamente poco estábamos acostumbrados a pagar por productos tangibles. Abonábamos una cantidad fija por comprar una película, por adquirir un disco o por la licencia de Windows.

El nacimiento de Netflix supuso un antes y un después en el consumo de contenido audiovisual. Por primera vez, el usuario abonaba una cantidad fija mensual para tener acceso mensual de forma ilimitada a todas las películas y series de la plataforma. Surgió la era de los pagos por suscripción. Y hoy no para de crecer.

Un nuevo paradigma

En ese momento todo cambió. En un mercado en crisis como era el de la música, casi herido de muerte por la piratería, al sueco Daniel Ek se le ocurrió fundar Spotify y cambiar por completo la manera de consumir canciones. Corría el año 2008. ¿Por qué comprar el último disco de un único artista, cuando por una cuota mensual se puede tener acceso a un catálogo casi infinito de canciones?

Esto es lo que se conoce como Music as a Service, la música como servicio, un cambio radical en la concepción de un modelo de negocio. No es el único ejemplo.

En 2012, Adobe repitió estrategia en su modelo de licencias: atrás quedaron los días de adquirir Photoshop en formato DVD. En su lugar, actualmente el usuario puede optar por una suscripción y, a cambio de una cuota mensual, tener acceso a todo el abanico de productos de la marca y sus actualizaciones futuras.

La Movilidad como Servicio

El sector del transporte no se mantuvo ajeno a los cambios del mercado. La movilidad como servicio, Maas por sus siglas en inglés, tiene ante sí un escenario de crecimiento y bonanza impensable hace apenas diez años.

Según el estudio Mobility as a Service (MaaS) Market 2025 – Global Analysis and Forecasts by Service Type, Application Platform, Business Model & Vehicle Type, se espera que la movilidad como servicio suponga en 2025 358.350 millones de dólares, frente a los 38.760 millones que supuso el pasado 2017.

¿Qué incluye este concepto?

Hasta ahora hablar de movilidad urbana se reducía a dos conceptos: el transporte público y el transporte privado.

Los particulares teníamos que escoger entre coger un autobús, un taxi, el metro, o comprarnos un coche, una moto o una bicicleta.

La Movilidad como servicio introduce el concepto de “pagar por utilizar un servicio”, cuando antes solo se pagaba por un producto final al convertirnos en propietarios del vehículo.

Pensad en el alquiler de bicicletas. Lo tenemos en muchas ciudades: Barcelona, Madrid, Zaragoza… Por una cuota anual tienes acceso a una serie de bicicletas en distintos puntos de la ciudad que favorecen la movilidad.

Con los vehículos pasa lo mismo: por una cuota mensual, o incluso por un pago único por las horas que se utilice, se puede acceder a flotas privadas de vehículos eléctricos, a taxis particulares o incluso a compartir el coche de otro particular.

La propuesta de Justmoove

Todos estos modelos han nacido fruto de la tecnología móvil. Justmoove permite a los usuarios desplazarse con mayor comodidad a través de su servicio de Via-T (teletac). Los clientes se benefician del ahorro de tiempo al no esperar en las barreras, así como al geolocalizar los parkings subterráneos más cercanos que incluyen Vía-T.

Asimismo, el futuro de Justmoove pasa por la incorporación de nuevos servicios como la ubicación de la gasolinera más cercana, contratar un servicio de taxi o compartir coche con otros usuarios.

Está claro que los tiempos han cambiado ¿vives en el pasado o te esfuerzas por aferrarte al futuro?

Justmoove, la app para el coche que se mueve contigo.

App disponible en Google Play y Apple Store.

También podría interesarte

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *